AÑO VI

jueves, 8 de febrero de 2007

La libertad de rechazar

Buenafuente rechaza un premio porque también se le concede a Losantos: «Ante la libertad de premiar está la libertad de rechazar el premio, y este Micrófono de Oro lo rechazo porque no quiero estar en el mismo palmarés que un personaje cuya concepción de la radio es por completo ajena a la mía. Yo respeto mucho esta profesión, y la forma que tiene esta persona de llevarla a cabo me ofende. No es la radio que a mí me gustaría para este país. Se puede optar por la discrepancia en silencio, pero yo he optado por decir en voz alta que no soporto estos premios salomónicos que tratan de honrar colores imposibles. Así tratan de decir que todo vale, y poco a poco se va pudriendo el periodismo. Y quería dejar clara mi discrepancia. En voz alta».

5 comentarios :

Mireia dijo...

Eso son principios y el resto son tonterias.

Avellaneda dijo...

Pues me quito el sombrero ante su decisión!
Enhorabuena Buenafuente

merce dijo...

¡Bien hecho!

Manu dijo...

Y en que no está deacuerdo? En las campañas que están llevando para conseguir los derechos de la mujer en el tercer mundo (y en el primero, porque menudas cosas suceden todavía...)? En la colaboración con ONGS que trabajan por la integración de inmigrantes en España? En las asociaciones que en su espacio piden ayuda para la gente más pobre? O simplemente en que este tío defiende unas ideas políticas diferentes a las suyas? Viva la hipocresía y la libertad de expresión. En fin, y le reímos las gracias... hay que joderse.

Uxío Avellaneda dijo...

Manu tiene unas gafas-filtro que sólo le dejan ver lo que le conviene. Viva la objetividad.