AÑO VI

Imagen relacionada



GRACIAS BLOGGER POR ESTOS SEIS AÑOS


La Huella Digital se ha mudado a la plataforma de

WordPress con esta nueva dirección



-------------------------------------------------------------------------------------------------------







miércoles, 7 de diciembre de 2005

Esos bestias bajitos

Algo estamos haciendo mal cuando vemos que a demasiados chavales les va la marcha de la violencia y el guantazo. Quedamos estupefactos al saber que en Valencia han detenido a cuatro escolares por grabar en vídeo las palizas que le daban a un compañero de clase. El arrebato inicial de antaño se ha transformado en una paliza audiovisual en donde el morbo es ver una y otra vez los golpes, recrearse en la salvajada. Algo estamos haciendo mal cuando muchos bestias bajitos prefieren un videojuego sanguinario a dar una vuelta en bici, se pegan por una peli violenta en lugar de bajar a jugar al fútbol o escupen blasfemias donde sólo deberían ventilar palabras. Por fortuna la mayoría de los muchachos/as no se pasan de la raya. Pero siempre hay esa excepción, ese energúmeno/a que salta la valla del respeto y se lía a destrozar a quien no le ría las gracias o no le mire a los ojos.

Algo estamos haciendo mal en nuestras casas, en los colegios, en los medios de comunicación y en la calle. La disciplina y el rigor se han sustituido por la permisividad y el miedo hacia ciertos menores y ciertos padres irresponsables. De tanto aflojar alguno acabará perdiendo un valioso tornillo. El que sujeta la cordura.

1 comentarios :

Anónimo dijo...

Hay que tener en cuenta que recibimos desde niños la educación de que las cosas se consiguen con el poder de la violencia. En España la mayoría de los padres cree que un bofetón dado a tiempo es efectivo, como seguramente ya se pensaba así en el tiempo de las cavernas. Cada dos por tres veo a madres que castigan a sus hijos físicamente por la calle y le están enseñando lo que se puede conseguir a través de la fuerza cuando se tiene poder. La vida es simple no la compliquemos, todo está en la educación. El problema surge en los hijos de padres separados, ¿qué educación reciben?, muchas veces la que les da la tele y los videojuegos violentos. ¿qué cariño reciben?, divido a la mitad.