AÑO VI

miércoles, 1 de junio de 2005

Desunión europea

A pocas horas de confirmarse el previsible NO de Holanda a la Constitución europea se perfila una corriente antieuropeísta en el Viejo Continente que une en la insolidaridad a la extrema izquierda con la ultraderecha. Las políticas de inmigración y la ampliación de la UE a los países del Este son los principales ejes de esta repulsa hacia la Carta Magna europea. Escondidos en centenares de disculpas, como el pánico a la imparable globalización, muchos partidos minoritarios de Francia y Holanda cierran sus filas a cualquier atisbo de unidad europea, advirtiendo que sus economías y su calidad de vida pueden experimentar un retroceso. España, por el contrario, dio un SI sin complejos al proyecto europeo, consciente de que durante décadas fue un país que tuvo que emigrar en busca de trabajo. Y sabedor, también, de que los fondos europeos han sido vitales para alcanzar la prosperidad actual.

Pero ahora que toca ceder ante la Europa de los 25 saltan las alarmas. La solidaridad se evapora entre los europeos de primera división que ven con malos ojos el reparto del pastel hacia el Este. La hipocresía y el egoísmo plantan cara a la solidaridad entre los pueblos, olvidando que el Viejo Continente resurgió de sus cenizas de la II Guerra Mundial gracias a las ayudas externas. Resurge un antieuropeísmo que sólo mira el bolsillo. Como siempre, se impone el rey dinero, que todo lo marca y todo lo prostituye. Y, mientras, China y EE.UU. ven como se desinfla el proyecto de los estados unidos europeos. Observan plácidamente como se fragua uno de sus sueños más rentables: la desunión europea.

IBL News :: En Holanda hay más teléfonos móviles que población

3 comentarios :

Anónimo dijo...

Se han dicho muchas cosas estos días sobre por qué ha salido el NO o por qué ha salido el SI.

Creo que cada uno a dado su vesión interesada, su lectura sesgada de lo que ocurrió.

Esta es la primera que he visto que realmente altaca el verdadero motivo de fondo.

La misma fuerza por la que se mueven los nacionalismos: Querer mas y no quedarse con menos.

Anónimo dijo...

creo que es muy superficial ese argumento de la insolidaridad, hay que poner mas atencion a las conductas de los politicos, de la ceguera, la tapadera de boca y la intolerancia a los disidentes, seamos capaces de escuchar, y reconocer equivocos, en fin seamos mas humildes auque pol{itricos
juancho

Nacho dijo...

Juancho: Por supuesto que se pueden hacer mejor las cosas desde la esfera política. Pero también desde la Europa de los ciudadanos, cuya élite empieza a no ver bien la ampliación a los países del Este y la entrada de inmigrantes. Mantengo que ese es el tema de fondo y me apoyo en el resurgimiento en los últimos años de muchos partidos de ultraderecha en una Europa que va camino de tener tres velocidades, tres economías y tres formas de pensar.