AÑO VI

Imagen relacionada



GRACIAS BLOGGER POR ESTOS SEIS AÑOS


La Huella Digital se ha mudado a la plataforma de

WordPress con esta nueva dirección



-------------------------------------------------------------------------------------------------------







sábado, 16 de abril de 2005

Animalada de la ultraderecha

Una noticia que irrita a cualquier demócrata: Un grupo de «ultras» intenta agredir a Carrillo durante una tertulia en una librería. Unos cincuenta miembros de Falange boicotearon hoy un acto cultural al grito de «asesinos, asesinos» en la librería Crisol de Madrid, destrozando parte del local. Los agresores sí golpearon al historiador Santos Juliá [en la foto], al ex ministro socialista Claudio Aranzadi, a la periodista María Antonia Iglesias [le metieron un montón de panfletos en la boca para que se los tragara] y a Andrés Galdón, de la editorial Santillana.

Intentaban reventar una mesa de debate sobre el último libro de Juliá, Historias de las dos Españas. Nunca mejor dicho. Aunque son una excepción, es muy preocupante que los nietos de los cachorros de Falange sigan marcando territorio. Como animales.

Santiago Carrillo, 90 años: «Si Tejero no me hizo tirarme al suelo, está claro que nadie va a conseguir que yo me tire al suelo».

REACCIONES
8 Europa Press :: El PSOE pide «la aplicación contundente del Código Penal» contra los ultras que intentaron agredir a Carrillo 8 Diario Siglo XXI :: PP y PSOE condenan unánimemente el intento de agresión a Santiago Carrillo Terra :: Ruiz-Gallardón: Es un lamentable exponente de la cerrazón y la intransigencia» 8 Reacciones desde la blogosfera

2 comentarios :

Wallenstein77 dijo...

Hola a todos:
Mi mas energica condena a este acto de barbarie. Estemos o no de acuerdo con toda la trayectoria politica y vital del señor Carrillo es inaceptable, que unos cuantos defiendan cualquier postura a la que dicen representar desde la violencia y que demuestren lo que son, intentando destruir fisicamente a sus adversarios y a quienes piensan y escriben en especial si no es lo que ellos dicen. Que razon tenia Unanumo cuando se enfrento a un apologista de la muerte y de la destruccion, encarnada en sus propios restos humanos, cuando le dijo Unanumo, "vencereis pero no convencereis". Por cierto, Unanumo como todo el mundo sabe, era un "rojo peligroso". Una cosa es la discrepancia politica y otra la agresion fisica, condenable sea quien sea el agredido. Si sacamos la Historia deberian ser procesados por unas u otras acciones muchos de un lado y de otro. Carrillo pudo ser responsable de Paracuellos, pero incluso el señor Salas Larrazabal, habla de las fosas comunes en zonas nacionales. Curiosamente los que llamaban asesino a Carrillo, son los "hijos" de los que tuvieron bajo su bota a muchos españoles o que obligaron a otros muchos a exiliarse bajo peligro de su vida. Si revisamos la Historia, que sea toda y no solo la que conviene a cada lado y a muchos se les deberia caer la cara de verguenza por accion o por desconocimiento de la Historia de ese pais que tanto dicen amar.
Saludos a todos.


posdata: para que no me acuse algun iluminado de ser un rojo genocida o cosas asi, condeno Paracuellos del Jarama y toda los asesinatos que se dieron en la zona Republica. Espero que ellos tambien admitan y condenen toda la violencia que se origino desde la sublevacion de Julio hasta la muerte de Caudillo. Una persona tan "democrata" como Serrano Suñer, ministro franquista y mas fascista casi que los fascistas, años despues admitio que la Ley de Responsabilidad Politica, retroactiva hasta 1934, era una aberracion legal e inadmisible en cualquier estado democratico. Yo ya he admitido y condenado los crimenes de un lado, como condeno todos los paseitos y represion propia de cualquier regimen dictarorial. Espero que los demas tambien admitan sus fosas comunes.
Saludos.

Anónimo dijo...

Condeno yo también los actos.
Pero condeno aún más que ese hombre reciba el título honorífico Doctor honoris causa y reconocimiento por el representante máximo de la nación.

Vídeo sobre Santiago Carrillo y la transición